COOLHUNTING

LAFOUNTE & HEAD presenta un SERVICIO PROFESIONAL EN COOLHUNTING que versa su análisis, para un determinado producto o servicio, en el estudio de las incipientes tendencias detectadas u observadas por nuestros COOLHUNTERS en el entorno. TENDENCIAS QUE SON EVALUADAS Y CONTRASTADAS por un equipo de trabajo interdisciplinar, el cual, ESTIMA LA POTENCIALIDAD de las mismas en el mercado mediante la determinación y posterior análisis de los CATALIZADORES SOCIO CULTURALES que posibiliten su adaptación. Nuestro estudio, a su vez, se realiza considerando los objetivos previstos por nuestros clientes en virtud de su estrategia de negocio, respetando y enfatizando los valores de su organización.



LAFOUNTE & HEAD apuesta por las estrategias de negocio basadas en innovación y liderazgo. En el entorno actual, liderazgo e innovación deben ir estrechamente relacionados. En este sentido el concepto de innovación adquiere una importancia manifiesta en el ámbito empresarial. Cuando hablamos de innovación inconscientemente y por asociación de ideas identificamos este concepto con el tradicional de I+D o el más actual de I+D+I que engloba el concepto de innovación tecnológica pero, en muchos casos, innovación tecnológica difiere del concepto de innovación social y, en consecuencia, nos encontramos con un producto difícilmente comercializable.



En numerosas ocasiones se destinan ingentes dotaciones de capital a I+D para el desarrollo de productos y el resultado son productos con baja aceptación social y difícil comercialización, lo que implica un enorme coste, no sólo en términos económicos, también en términos de costes de oportunidad, más si nos encontramos en un entorno competitivo. Para evitar este fenómeno hemos de identificar el concepto de innovación tecnológica con el concepto de innovación social. Es en este punto donde adquieren protagonismo el análisis y predicción de tendencias pues la innovación social se sustenta y se retroalimenta de comportamientos, valores, conceptos y estilos de vida.



Se impone un análisis introspectivo del cliente que nos lleve a los patrones o tendencias incipientes y potenciales de consumo y, en éste sentido, es donde adquieren vital importancia el trabajo de los COOLHUNTERS que mediante la observación y la intuición son capaces de detectar esos incipientes patrones de consumo a partir de los cuales estimar tendencias futuras en un esfuerzo por identificar la innovación social y, de este modo, poder dirigir la innovación tecnológica al campo aplicado con mayores garantías de éxito en el mercado.



El componente emocional cada vez se encuentra mas presente en los estudios de marketing, nuevos conceptos como el branding emocional, el coolhunting y otros más, ponen de manifiesto que algo está cambiando pero eso no implica que los viejos modelos no sirvan, simplemente que hablan de lo mismo desde perspectivas distintas. El objetivo de estos nuevos análisis es ANTICIPAR ESCENARIOS DISTINTOS a los actuales, anticiparlos en el tiempo más que dictarlos o crearlos. Ello nos permitirá elaborar estrategias más afines a las necesidades detectadas, estrategias que puedan implementarse en el campo del branding, el marketing y el retail. La finalidad es concertar el estilo de vida de la marca con el estilo de vida del consumidor en un esfuerzo por ser los pioneros antes de que esa tendencia llegue al mainstream.



La innovación es el origen y la finalidad del coolhunting, ya que surge para detectar nuevos modos de vida, productos inéditos o estilos únicos, en definitiva, nuevas tendencias pero para determinar si una de estas acabará siendo asumida por el mainstream no sólo deben analizarse los indicios que nos llevan a ella, también deben analizarse los CATALIZADORES SOCIO CULTURALES en el entorno, y si, estos posibilitan su aceptación. No todas las tendencias acaban siendo Moda, muchas se quedan en el camino. El análisis de esos “CATALIZADORES” es una fase crucial en el análisis para determinar la potencialidad y viabilidad de la tendencia.