viernes, 4 de febrero de 2011

"Chloé"







Es difícil cree que los orígenes de una marca de renombre mundial como Chloé (dirigida por la diseñadora británica Phoebe Philo) sean seis vestidos de popelín de algodón. Pero el humilde algodón ha hecho crecer grandes negocios de la moda.

Gaby Aghion, nació en Egipto llego a parís en el año 1945 y creo Chloé en 1952,  a partir de una pequeña colección de vestidos cuyas primeras fans fueron María Callas y Grace Kelly.

 El joven Karl Lagerfeld  (cuya experiencia solo consistía en año trabajando para Jean Patou) fue nombrado diseñador de la casa en 1966, a finales de los años sesenta y en los setenta la marca tuvo un gran auge.

Cuentan que la heredera Cristina Onassis compro 36 blusas en una sola visita a la tienda. La década de los ochenta fue una época de gran agitación para la marca: Karl Lagerfeld se marcho a Chanel en (1983) y Aghion fue adquirida en 1985 por el grupo Richemon, una empresa de productos de lujo.

 Luego de la marcha del diseñador tomo el relevo Martine Sitbon que trajo consigo la sensibilidad grafica de su propia marca. Aunque Lagerfeld volvió a la marca en 1992, fue Stella McCartney en 1997 la que dio un nuevo rumbo a Chloé.

La fusión que McCartney llevo a cabo entre la vibración roquera londinense y la tradición chic parisina hiso renacer la marca para una nueva generación. Cuando las celebres amigas de McCartney, Kate Moss, Madonna, Cameron Diaz, empezaron a llevar su ropa,  la marca se consolido aun mas.

 Phoebe Philo,  amiga de McCartney que mantuvo una estrecha colaboración con Stella durante los cuatro años que estuvo al mando ha mejorado todavía más la imagen femenina y juvenil de la marca (destacando sus blusas de tirantes y los pantalones sexis),  después que tomo el relevo en el 2001.

 Philo que nació en parís en 1973 y se graduó en el instituto central Saint Martins, ha puesto en marcha también la línea de difusión “See” , galardonada con el premio al mejor diseñador británico del año 2004.