miércoles, 1 de junio de 2011

Issey Miyake, arte en estado puro.



Issey Miyake, diseñador japones que aborda sus creaciones con un exquisito rigor intelectual, especialista en combinar magistralmente diseño y tecnología en la exploración conceptual indicativa de lo natural.

Nacido en Hiroshima en 1.938, Miyake formará parte del primer grupo de diseñadores japoneses que revolucionará la moda parisina, donde debutó en 1.973 por primera vez. Estudió diseño gráfico en la Tama Art University y en 1.964, terminados sus estudios, se traslada a París para trabajar con Guy Laroche. Más tarde, en 1968, se traslada a Nueva York para trabajar con Geoffrey Beene y posteriormente regresa a Tokio donde crea su propio estudio, The Miyake Design Studio (1.970).

En 1.971 funda Miyake International Incorporated, y es así como sale a la luz su primera colección, exhibida en Nueva York. Sus trabajos juegan con la tensión entre el cuerpo y la ropa, acolcha, pliega y superpone los tejidos para crear formas inusitadas (origami textil). Ajeno a los convencionalismos de la costura occidental perscindió de cierres y presento el corte por láser empezando a crear prendas a partir de un único trozo de tela.

En 1.993 lanzó Pleats Please, creando un nuevo concepto de marca, basando sus trabajos en prendas con formas sencillas de poliester plisado que le hicieron merecedor de la celeberrima Legíon d´Honneur francesa y el nombramiento de doctor honoris causa del Royal College of Art de Londres. Desde 1.999, Miyake ha dedicado toda su creatividad a la marca A-POC que presentó en París en 1.998, mientras que Naoki Takizawa asumió el control del diseño de la línea epónima de Issey Miyake.

Miyake es hoy en día uno de los diseñadores más respetados, sus diseños son referidos no como ropa sino más bien arquitectura del arte, que raya en lo metafísico de los conceptos de estilo, muy diferente a una libertad atada por la ortodoxia. Miyake a sabido aprovechar y combinar los cambios y mejoras tecnológicas a los procesos creativos, de diseño y producción.

En el 2.005 fue premiado con el Praemium Imperiale de Escultura y en el 2.006 obtuvo el Premio de Kioto de Arte y Filosofía.