martes, 30 de junio de 2009

Combate las durezas de los codos y rodillas


Son zonas que poseen una piel más gruesa debido a la fricción y presión, además de estar expuestas a golpes y caídas.

Para evitar que la piel de esas áreas luzca agrietada, reseca y sin brillo, la recomendación es la exfoliación, cuya función es eliminar células muertas e impurezas de la piel; además promueve la formación de nuevas células.

Una solución estupenda para este problema es lavar a diario los codos y rodillas con unas hojas de te, que las encontraras en cualquier centro de productos naturales.

Otra es utilizar aceite de almendras ó aceite de oliva por unos 10 minutos, luego retire con agua de limón y aplique una crema para humectar.